logo
Queremos estar a tu lado, defendiendo tu derecho a trabajar en unas condiciones dignas. Ponte en contacto con nosotros.

915 326 495 / 673 158 268

Gran Vía 62, 3.º izq. 28013 Madrid

sindicato@tace.es

Horario de atención telefónica
Lunes - Viernes 09:00AM - 17:00PM
Sábado - Domingo CLOSED
Subir

«Primero La Vida, ¿Y Después…?»

Nuevas medidas para los trabajadores y trabajadoras del sector audiovisual

Primero la vida, sin duda, pero la vida es más plena cuando se nutre de cultura. La cultura es la gran riqueza intangible de los pueblos, protegerla es salvaguardar nuestro bagaje colectivo, nuestra identidad. Nuestras vidas pasarán y la cultura será nuestro legado a futuras generaciones.

A medida que se vislumbra el fin del Estado de Alarma nos planteamos cuál debe ser la mejor manera de afrontar el futuro del sector audiovisual. Esta crisis ha servido para poner en evidencia otra vez la necesidad de encontrar soluciones a las problemáticas del sector, no solo a corto plazo si no a medio y a largo plazo. Es urgente y necesario poner vendas en las heridas actuales pero también es importante encontrar una cura que nos de fortaleza para afrontar el futuro con garantía de éxito.

Por la necesidad primordial y básica de contacto humano inherente a toda actividad audiovisual en su creación y desarrollo de cada obra, seremos un sector al que le costará más tiempo volver a la actividad normal y habrá que reinventar nuevas formas de llevar a cabo nuestro trabajo. Por ello solicitamos medidas urgentes, inmediatas y transversales, aplicables desde la diversidad y la igualdad de género, y continuamos planteando otras, que sirvan como estrategia de futuro para una nueva configuración laboral del sector audiovisual.

– Creemos en la necesidad imperiosa de la creación de un Ingreso Mínimo Vital que proporcione cobertura a todas aquellas personas que han quedado al margen de las ayudas implementadas por el gobierno. Un ingreso, que como en otros sectores, deberá prolongarse más allá del fin del Estado de Alarma, ya que probablemente nuestro retorno a la “normalidad” será largo y desigual por su propio escalonamiento.

– Es fundamental agilizar los trámites de todas las solicitudes de prestaciones, subsidios, aplazamientos en el pago de impuestos o ayudas que en estos días se nos ofrecen, en especial en los trámites que implican al Régimen de la Seguridad Social en su especialidad de Artistas. La incertidumbre va en aumento a medida que pasan los días y se desconoce si llegarán o no a tiempo y de no llegar, convertirse finalmente en problemáticas irreversibles.

– Mantenemos firmemente la idea de creación de un Protocolo único y de carácter estatal de protección y seguridad específicas para nuestro sector, supervisado y aprobado por las autoridades sanitarias, para que la reanudación de la actividad sectorial se haga con todas las garantías. Unas medidas que comprendan desde equipos de protección personal (EPIs), a otras que se adapten a los procesos de creación y desarrollo de las distintas actividades dentro de las producciones, con el fin de que su viabilidad y efectividad garanticen las normativas indispensables de salud personal y colectiva.

– Así mismo es de rigor garantizar el mantenimiento del empleo en el sector: cuando cumpla el vencimiento de los ERTEs por fuerza mayor, debido al levantamiento del estado de alarma, y haya motivos de índole sanitaria que impidan el reinicio de las actividades, se deberá garantizar su conversión en ERTEs por causas objetivas mediante la negociación con la representación legal o ad hoc de los trabajadores y trabajadoras.

– Así como también la prohibición efectiva de los despidos: declaración de nulidad objetiva retroactiva de las extinciones de contratos cuya causa sea la crisis sanitaria.

– Y la garantía de no consumición de las prestaciones por desempleo y subsidios durante el tiempo de vigencia del estado de alarma, y en la medida en que motivos de índole sanitaria impidan la reanudación de la actividad.

– Como la suspensión de la obligación de pago de la cuota de autónomos, durante 6 meses, o mientras la facturación sea menor que el SMI.

– Es importante también la puesta en marcha lo antes posible de las medidas más urgentes incluidas en el Estatuto Del Artista y De Los Trabajadores de la Cultura, al que se llegó con el absoluto acuerdo y consenso de todos los partidos políticos durante la legislatura anterior. En él se reconocen la especificidad del trabajo de creadores/as, artistas, profesionales y técnicos/as de la cultura y se articulan todo tipo de propuestas y recomendaciones en materia de protección laboral y seguridad social, en materia de fiscalidad, en materia de derechos de creación y propiedad intelectual y en materia de representatividad sindical. Destacamos que han quedado fuera del mismo los técnicos y técnicas del espectáculo.

– Nos parece fundamental la reforma y mejora del régimen de la Seguridad Social en su especialidad de artistas, ya que siempre nos ha protegido frente a la intermitencia y eventualidad consustancial de nuestro sector. Régimen en el que deberían tener cabida por extensión todas las categorías profesionales que intervienen en los procesos creativos de la cultura. La obligación de registro y cotización en dicha especialidad de Artista sería un gran avance.

– Así como el refuerzo de la Inspección de Trabajo y de la Seguridad Social para hacer efectiva la implementación por parte de las empresas de sistemas de registro y control diario de la jornada de trabajo, dando cumplimiento a lo establecido por el Real Decreto 8/2019 de 8 de marzo. La mejora de la Inspección de trabajo para contener y sancionar con efectividad los posibles abusos y malas praxis con las que a veces nos encontramos los trabajadores y las trabajadoras del sector cultural y que pondrían remedio, en parte, la ocasional precariedad.

– Proveer a la Inspección de Trabajo con más recursos económicos y humanos creemos que es la única manera de contener esos posibles desmanes contra derechos inherentes y la única herramienta eficaz contra futuros intentos de menoscabar las condiciones contractuales y salariales, como ocurrió en crisis anteriores. La actual situación de bloqueo de un nuevo convenio colectivo audiovisual por parte de la patronal y la negativa al reajuste de unas tablas salariales obsoletas, reclaman más que nunca la protección del Ministerio de Trabajo.

– Para terminar nos parece fundamental el desarrollo de un registro oficial de las industrias culturales para impulsar políticas laborales y de igualdad de género adaptadas al sector, en colaboración con las asociaciones y entidades de la industria, que permita entre otros fines, disponer de datos desagregados por sexo, a fin de estudiar el impacto económico y la carga de cuidados familiares, para tener en cuenta las necesidades y realidades de las mujeres profesionales del sector.

– Al amparo de la Ley Orgánica 3/2007, de 22 de marzo, para la igualdad efectiva de mujeres y hombres, y a fin de garantizar el cumplimiento del principio de igualdad en la toma de decisiones, se requiere la presencia equilibrada de mujeres en cuantos órganos (mesas, comisiones, unidades…) se creen para abordar la situación del COVID-19, sus respuestas y los efectos a medio y largo plazo. De tal manera que quede incluido el principio de igualdad de género en todas las medidas, ayudas, decisiones y planes que se adopten.

Esperamos haber plasmado con claridad en este breve documento unas pautas sobre las que cimentar las bases del futuro de los trabajadores y trabajadoras del audiovisual y las artes escénicas y su devenir más inmediato. Unas bases comunes a todas las sensibilidades que garanticen la diversidad, pluralidad e igualdad de género, y que se aúnan alrededor de la actividad cultural. Tenemos en este momento la gran oportunidad, y la responsabilidad, de intentar unificar todas esas fuerzas e inercias que se están activando desde muy diferentes organizaciones de toda índole y crear una red de interconexión entre los distintos sectores del audiovisual en particular y de la cultura en general. Una red de interconexión que no solo sirva en estos días de urgencias, sino que permanezca en el tiempo. Una red de interconexión que articule la capacidad de tener voz frente a las autoridades pertinentes y que nos haga partícipes de la solución.

AMMAC (Associació de Muntadores i Muntadors Audiovisuals de Catalunya)

APSA (Asociación de Profesionales del Sonido Audiovisual)

ATC (Asociación de Técnicos Cinematográficos)

CIMA (Asociación de Mujeres Cineastas y de Medios Audiovisuales)

FAGA (Foro de Asociaciones de Guionistas Audiovisuales)

AGAG  (Asociación Sindical Galega de Guionistas)

EDAV (Escriptors de l’Audiovisual Valencià)

EHGEP (Asociación Profesional de Guionistas de Euskal Herria)

GAC (Guionistes Associats de Catalunya)

GRUPO DE TRABAJO INTERTERRITORIAL DE IGUALDAD EN EL AUDIOVISUAL 50/50 EN 2025-:

AAMMA (Asociación Andaluza de Mujeres de los Medios Audiovisuales)

AMMA (Asociación de Mujeres de Medios Audiovisuales de Murcia)

DONA I CINEMA (Associació de Dones del País Valencià)

DONES VISUALS (Associació Promotora de Dones Cineastes i de Mitjans Audiovisuals de Catalunya)

HEMEN (Asociación de Mujeres del Audiovisual del País Vasco)

MIA (Asociación de Mujeres de la Industria de la Animación)

PEATE (Plataforma Estatal de Asociaciones de Técnic@s del Espectáculo)

APTAECAN (Asociación Profesional de Técnicos de las Artes Escénicas de Canarias)

APTAEEX (Asociación Profesional Técnicos de Artes Escénicas de Extremadura)

APTAMAD (Asociación Profesional de Técnicos Audiovisuales de Madrid)

ATEC (Asociación de Técnicos del espectáculo de Cantabria)

ATEPV (Associació de Tècnics del País Valencià)

ATECAT (Associació de Tècnics i Tècniques de l’Espectacle de Catalunya)

TECNICAT (Sindicat de Tècnics)

TESGAL (Asociación Sindical de Profesionais Técnicos do Espectáculo)

SINDICATO DE ACTORES Y ACTRICES DE ARAGÓN

TACEE (Sindicato de Técnicos Audiovisuales y Cinematográficos del Estado Español)